Enseñanzas Básicas: Timoteo Parte II

La semana pasada les mencioné diez consejos básicos a seguir para nuestra vida de creyentes en Cristo. Aquí les dejo 10 enseñanzas más de las cartas a Timoteo.

1. Haz de tu fe un legado. [2 Tim. 1:5]
No sé si eres el primer cristiano de tu familia, pero te explicaré como funciona esto del legado en la mía: Mi abuela se aseguró de que el evangelio llegara a cada miembro de su familia y así fue. No puedo decirles que TODOS son creyentes activos, pero sé que mi abuelita está segura de que, si se muere, nosotros nos encargaremos de instruir a las demás generaciones de nuestra familia en el evangelio de Jesucristo. Sin embargo, el legado no es solo para tu familia. A lo largo de la vida, asistimos al colegio, luego a la universidad, a veces tomamos clases extra-curriculares, etc, y les pregunto, ¿cómo te recuerdan? ¿Te recuerdan por tu fe? ¿Pudo tu fe impactar a alguien en el lugar que estuviste? ¿Qué se llevan de ti las personas que conociste? Asegúrate de que de la misma forma en que la abuela y la madre de Timoteo lograron avivar la llamar de su fe genuina en él, tu fe logre impactar a los que te rodean: Haz de tu fe un legado.

2. No temas– NUNCA. [2 Tim. 1:7]
Confieso (wow, hago tantas confesiones por aquí) que a veces, solo a veces, le pido a mi mamá que acompañe hasta que me duerma.. Ya saben, por si acaso hay algo en mi habitación, o Freddy Kruger escoge mi casa o algo así. En realidad no es lo correcto. Últimamente he estado orando el versículo 8 del Salmo 4 casi religiosamente; el que dice “en paz ma acostaré y así mismo dormiré porque sólo Tú, Jehová, me haces vivir confiado”. Parece CASI como si estuviera rezando Ave María o algo así. Miren, hoy les aconsejo que, si hay algo que les impide hacer las cosas que saben que deben hacer, que si hay algo (como la oscuridad, por ejemplo) que no les deja dormir de noche, o que si existe un “lo que sea” que les causa temor, NO TEMAN. Diario debo convencerme de este versículo: Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio [1 Tim. 1:7 (RVR1960)]. El Espíritu Santo que mora en nosotros es poder, es amor, es control. La Biblia dice en 1 Juan que el perfecto amor echa fue todo temor. Me incluyo cuando digo que no debemos temer a ningún mal que nos aceche. Si Dios es por nosotros, nada nos puede vencer.

3. No te avergüences de nada. [2 Tim. 1:8-9]
Crecí en un país donde el hecho de que te cataloguen como un sinvergüenza es, pues, vergonzoso. No obstante, (y por favor capten todo en un sentido muy bíblico) les invito a que no se avergüencen de NADA… de nada que tenga que ver con Cristo y el evangelio por el cual juramos soportarlo todo. Antes me daba “cosita” acercarme a un completo extraño solo para pedirle la hora. Hoy en día, le pido la hora, le pregunto por su familia y de paso le invito a la reunión de jóvenes de mi iglesia; ya saben, para completar el combo. No les diré que lo hago diario, pero si lo he hecho y mi vida ha seguido como si Cristo está vivo, porque lo está. Así que, sean desvergonzados en lo que concierne al evangelio. Siéntanse orgullosos y felices de ser llamados cristianos y hasta locos por causa de Cristo. Recuerden que por Su causa estamos nosotros en pie, y por su causa moriremos si es necesario.

4. Sigue adelante. [2 Tim. 1:13-15; 4:10]
Estoy en ese punto de mi vida en que FINALMENTE (y lo capitalizo con toda felicidad) sé lo que haré con ella además de sentarme a escribirle a personas virtuales y leer artículos de historia todos los días: Quiero crear. Gente, ¡me apasiona crear! Creo más en mi cabeza que en lo práctico, pero pronto estaré  practicando lo que me apasiona, y ¡bien! Perfecto. Pero les aseguro que hace un poco más de un año mi vida era sentarme en el piso de mi baño a descifrar como sería mi vida si viviera debajo del puente… EN SERIO. Me vi relativamente sola, sin propósito y sin esperanza hace unos meses. Fue una época en la que olvidé completamente quien era Cristo para mí. Lo tenía como Cristo, el “panita” que murió y resucitó por todos, y ya. Aún habiendo crecido en el evangelio, no había comprendido exactamente la dinámica de ser cristiana y no tenía ni la más mínima noción de lo que era la palabra esperanza. Más adelante escribiré todo un artículo acerca de esta hermosa palabra; sin embargo, hoy aprovecho para decirte que, si te abandonaste y pensaste en tirar la toalla… Entonces devuélvete, búscate en el lugar donde te dejaste, levántate, sécate las lágrimas con la misma toalla que decidiste tirar y sigue adelante. Pa’ lante con Cristo; pa’trás ni para impulsarte.

5. Esfuérzate en la gracia. [2 Tim. 2:1]
Yo diría que esforzarse es lo mismo que fortalecerse. Entonces, fortalezcámonos en la gracia. ¿Cómo, Michelle? Bueno, la gracia es aquel favor inmerecido que Dios nos ha extendido a través de Jesucristo. Cuando decimos que somos perdonados, nos ha sido mostrada misericordia. Cuando decimos que, además de ser perdonados, somos salvos y nos fue dada la vida eterna a través de nuestra fe en Cristo, a pesar de nuestra naturaleza humana, nos ha sido extendida la gracia. El perdón estaba presente en el Antiguo Testamento, pero la gracia solo viene por Jesucristo. Ahora, fortalecernos en la gracia no implica el aspecto de la salvación per se, si no en la noción de que diariamente, el favor de Dios nos es extendido para respirar a lo largo de otro día, disfrutar de nuestra familia y de la luz del sol una vez más… Su favor nos es extendido para que sigamos adelante en el plan que el predestinó para nosotros. Debemos mantenernos firmes y fuertes en la gracia de Dios para seguir corriendo la carrera que iniciamos cuando vinimos a Él.

6. Sopórtalo todo por amor a los escogidos. [2 Tim. 2:10]
Mira. Si eres cristiano de verdad entonces te debe doler en el alma los perdidos. Si de alguna forma, no encuentras en tu corazón amor, pasión… compasión por aquellos que aún no conocen a Cristo, entonces te invito a que vayas a la iglesia de sana doctrina más cercana y te conviertas de nuevo. Me explico: Todo cristiano debe tener pasión por las almas. Nuestra misión es “pescar” hombres y mujeres, discipularlos y enseñarlos a repetir el ciclo hasta que Cristo vuelva. Aún y la prueba sea dura, recuerda que Pablo escribió que “lo soportaría todo por amor a los escogidos” desde la prisión (domiciliaria o no, era un prisionero). Aprendamos a sufrir por los que aún no han recibido el hermoso regalo de la salvación que nos dio Cristo a través de su muerte y resurrección.

7. Preséntate a Dios aprobado. [2 Tim. 2:15]
Qué difícil. No me gustan los exámenes. No obstante, como ya saben que no es lo mismo ser llamado que ser escogido; les digo que no es lo mismo ser escogido que ser aprobado. Si eres actriz y has hecho audiciones, es posible que te llamen para un call back y, quién sabe, hasta te escojan como finalista (o como sea que se diga) para interpretar el papel de, erm… Roxie Hart en Chicago. Pero, el hecho de que tu actuación esté entre las 3 mejores no implica que tú seas la afortunada en interpretar a la fabulosa Roxie… Tal vez, no te aprueben porque alguien lo puede hacer mejor que tú. Repito, qué difícil. Ahora imagínense a Dios buscando obreros. ¿Creen que el proceso será diferente? Yo no lo creo. Estamos audicionando ante el Padre constantemente, pero depende de nosotros esforzarnos diariamente para obtener el papel de APROBADO en la obra de nuestra vida. Solo así podremos entrar al Reino de los Cielos. Y recuerden, la aprobación no tiene que ver con la magnitud de tu ministerio, si no con la calidad de lo que haces para Dios.

8. Huye de las pasiones juveniles. [2 Tim. 2:22]
Si alguien vio La Novicia Rebelde, Grease, Crybaby, The Breakfast Club, Requiem for a Dream…. Uggh! Es que hay tantas películas basadas en imprudencias juveniles que si comienzo con la lista, no creo terminar hoy. Mi punto es que sé que saben cuales son las pasiones juveniles del siglo XXI: selfies, Drake y Apple (yo no he logrado huir ni de las selfies ni de Apple, pero se hace lo que se puede)… ah sí, y amor barato, sexo y drogas. No olvidemos el amor barato, el sexo y las drogas. No quiero que mal entiendan a Pablo. Ser apasionado no es malo. Ahora, ser apasionado por las cosas incorrectas, pues eso es algo a qué atender. Cuando venimos a Cristo, no se nos promete una vida libre de tentaciones. De hecho se multiplican. En muchas ocasiones, saldrás impecable de esos enfrentamientos. En muchas ocasiones más, tendrás que salir huyendo a los brazos de tu Señor y decir: “Jesús, no puedo solo”. Oh! ¿Creíste que era solo huir de ellas? Hasta donde sé, hay muchos bares, clubes y prostitutas en la misma calle. No es huir de las pasiones juveniles para correr hacia un McDonald’s y llenarte de comida. Es huir de las pasiones juveniles, caer ante CRISTO y reconocer que debes esforzarte en Su gracia para seguir adelante.

9. Persiste en lo que has aprendido. [2 Tim. 3:14-16]
Si pudiera recordar todo lo que aprendí en el colegio, sería un tronco de genio. Luego recuerdo que solo soy capaz de usar el 10% de mi cerebro y se me pasa. Ahora, el pobre Timoteo tenía tanto que memorizar y aprender de Pablo. Me sorprende como este chico logró verdaderamente persistir en las enseñanzas de su maestro. Así mismo, la Palabra de Dios nos invita a persistir en lo que hemos aprendido de ella. Utilízala para permanecer firme en tu camino. No tambalearás siempre y cuando persistas en lo que Dios te ha ministrado a través de su Hijo, Jesucristo. David decía que la Palabra de Dios iluminaba su sendero y su caminar. Pongamos diariamente en práctica lo que hemos aprendido de ella.

10. Predica 24/7. [2 Tim. 4:2]
Con el avance de la tecnología, predicar se ha vuelto TAN FÁCIL. Me imagino que cuando se inventó el megáfono, los evangelistas vieron la gloria, pero les aseguro que las redes sociales son mucho, MUCHO más efectivas. No tengo nada en contra de las personas que publican cosas personales en Facebook. Pero, ¿que tan personal deben ser nuestras publicaciones? Ejemplo REAL: Chicos! Me iré de misiones a México. Les mantendré informados sobre el viaje, pido sus oraciones. VERSUS Hoy besé a mi novio 10 veces. Si le sumo a las demás 49,990 veces, hoy es el conteo-versario de nuestro beso número 50,000. Qué felices y bendecidos somos. (Okay, tal vez exageré el segundo… pero de verdad, pasó.) ENTONCES, ¿no creen que sería justo utilizar el sobrevalorado Internet para cosas que edifiquen como, ay, no sé… PREDICAR? Hermanos, ya sea con T-shirts, estados NORMALES Y EDIFICANTES de Facebook, posters digitales en Instagram, tweets productivos, frases famosas, blogs como este (sí, es genial, lo sé), video blogs o cualquier otra idea alocada que se les ocurra, prediquemos el evangelio de las buenas nuevas de Cristo Jesús mientras podemos, día tras día, noche tras noche, por cualquier medio posible.

Michelle

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s