De Alicia y más cosas absurdas

Lewis Carroll es tal vez el más reconocido vocero del absurdo literario y, ¿adivinen qué? Es genial. Era un matemático, fotógrafo, escritor, diácono anglicano, entre otras cosas. Su nombre verdadero no era Lewis, si no Charles Dodgson. Supongo que su amplio rango ocupacional alimentó su mente e imaginación para tan grandiosas obras.

Alicia en el País de las Maravillas y su secuela Alicia a través del espejo, la cual incluye el poema del  Jabberwocky y la Caza del Snark, son dos obras meramente fantásticas y absurdas que, en su completa falta de sentido, nos enseñan muchas cosas valiosas para la vida en general. No sé si han visto las películas (de seguro que sí) o leído los libros (es probable que no) pero de verdad que recomiendo que sean vistas/leídos con un ojo súper crítico, buscando los silver linings detrás de cada conversación entre los personajes y detrás de cada locura por más, em, ridícula que parezca.

Hice mi propio ejercicio de aprendizaje cuando me leí los libros y he decido compartir varias (diecisiete) cosas que aprendí de las aventuras de Alicia y de todo lo que ella encontró en un lugar como Wonderland. Por 17 semanas estaré compartiendo estas enseñanzas. La primera entrada ya está publicada y puedes leerla aquí.

Estoy de vuelta.

M

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s